Cómo atraer la buena suerte

I believe in ...

I believe in … (Photo credit: honor the gift)

¿Te ha pasado alguna vez esto? Vas buscando aparcamiento en el centro en hora punta. Ni un sitio donde aparcar. Te desesperas y te dices a ti mismo que hoy te va ser imposible encontrar sitio. Te acabas tirando una hora dando vueltas antes de conseguirlo. ¿Te ha pasado lo contrario? Vas convencido de que tendrás suerte. ¡Y zás! Se va uno y te deja un sitio libre justo delante de ti.

No es una cuestión esotérica (o no del todo). Está comprobado que cuando te sientes positivo y de buen humor, tus sentidos están más alerta. Percibes más oportunidades. Cuando estás ofuscado, tus sentidos se bloquean y pierdes oportunidades.

Las historias que te cuentas a ti mismo son el factor más determinante de la “suerte” con que te vas a topar en tu vida.

¿Te suenan estas historias que a veces nos repetimos cada día?

  • “El mercado está muy mal. Es mejor esperar agazapado a que pase la crisis.”
  • “Mis jefes son incapaces de valorarme en lo que yo valgo.”
  • “Se me dan mal las mates (o los idiomas).”

De tanto repetirlas, acabamos creyéndonoslas. Sin darnos cuenta usamos esas historias como explicación para nuestra situación. Como si ésta no dependiera de nosotros. Esas historias son la excusa perfecta para la inacción.

Y si en vez de esas, ¿nos contásemos estas otras?

  • “¿Crisis? a río revuelto ganancia de pescadores. En las crisis surgen las mayores oportunidades de cambio. Google nació justo en la crisis posterior al pinchazo de las punto-com.”
  • “Voy a buscar la oportunidad de mostrar a mis jefes de que soy capaz.”
  • “Querer es poder. Con constancia y paso a paso, puedo aprender lo que me proponga.”

Estos son los 5 pasos que sugiere Michael Hyatt para cambiar “tu película”:

  1. Reconoce qué historias te cuentas. Sobre ti, sobre tu situación. Este es el paso primordial.
  2. Anótalas en un papel. Eso te ayudara a identificarlas.
  3. Evalúa si te están ayudando o te están hundiendo. Reconoce aquellas historias que usas como excusa a menudo. O aquello que tomas como premisa, porque todos lo repiten.
  4. Escribe tu nueva historia, con una perspectiva optimista.
  5. Cuéntatela cada día. Repítela hasta que se convierta en tu realidad. Sustituye la anterior, cada vez que vuelva.

Es tú película. Escribe tú el guión. Y que la suerte te acompañe.

¿Qué historias te cuentas que te están lastrando? ¿Qué otra perspectiva te ayudaría a conseguir lo que quieres?

Enhanced by Zemanta